En su larga lista de “cosas por hacer”  las mamás ocupadas a menudo colocan sus propias necesidades en último lugar. Si tú eres una de estas mamás, tu vida seguramente es una mezcla de responsabilidades: trabajar, ayudar a  tus hijos con sus tareas, limpieza de la casa, ir de compras, cocinar y a veces encargarte de otros miembros de la familia. Con tanto que hacer, encontrar tiempo para cuidar de ti misma no es fácil.

Decídete  por adoptar el propósito apartar un tiempo para ti, para tener una alimentación balanceada y ejercicio; no solo por tu salud sino por los beneficios que tu familia tendrá, cada vez que te desanimes a seguir a delante con este propósito piensa en cómo beneficias a tu familia:

1. El ejercicio construye músculo y paciencia.

Cuando se trata de ser las mejores madres, la paciencia es algo que tenemos que priorizar. Se ha comprobado que el ejercicio reduce los niveles de estrés de forma natural, lo que te da más de paciencia para tus hijos, sin duda te lo agradecerán.

2. Sé ejemplo

Si tus hijos no luchan con la obesidad infantil, probablemente sí conozcan a un niño que la padezca. Que tengas una alimentación balanceada y practiques ejercicio será ejemplo de buena salud para quienes te rodean y podrás afectar positivamente su vida.

3. La confianza es contagiosa.

Cuando mamá está feliz, todo el mundo está feliz. No hay nada mejor que con tu actitud  proactiva puedas enseñarles a tomar decisiones saludables y responsables.

4. Tiempo de calidad con tu familia

Curves por ejemplo, te brinda un ambiente de apoyo que necesitas para lograr el éxito en tu pérdida de peso y condición física; por lo que tendrás ánimo y fuerzas para invitar a tus hijos a ir de excursión el fin de semana o simplemente a salir a dar un paseo después de la cena, así le demuestras a tu familia cómo tu resistencia y condición física ha mejorado; además con estas actividades disfrutas tiempo de calidad con tu ellos.

5. Menos tiempo frente a la computadora

Considera la posibilidad de reducir el número de veces que revisas tu correo electrónico o el uso de herramientas de bloqueo de sitios web para que tu tiempo en línea sea más productivo. Tendrás más tiempo para ti y para tu familia.

Sólo te toma 30 minutos al día conseguir un entrenamiento completo. Con sólo unos pequeños ajustes en tu rutina diaria actual podrás tener tiempo para ti misma. Si tus hijos ven que abandonas un poco la tecnología para moverte, tal vez ellos lo harán también.

Acércate a tu Curves más cercano, cambia tu vida y la de tu familia junto a nuestro nuevo programa Curves Complete el cual combina: ejercicio +dieta + coaching ¿Qué esperas?